Asociación Mar de Fábula

<<Museo de ManDe Camelle a Arou>>

Al final de la playa de Camelle se encuentra el local social de Mar de Fábula, asociación sin ánimo de lucro que tiene por objetivo limpiar el mar. Para este fin, la asociación promueve, durante todo el año, la recogida y retirada de todos los residuos sólidos depositados en la orilla para evitar que vuelvan al mar.

El mayor volumen de los residuos sólidos que contaminan el mar y el ecosistema marino son materiales de plástico en todas sus formas y tamaños. A medida que aumenta su degradación mecánica, los plásticos se rompen en trozos cada vez más pequeños, haciendo más difícil o imposible su recogida manual y haciendo más grande su impacto negativo en la naturaleza.

Mar de Fábula quiere ser una pieza más dentro de esta maquinaria global que trabaja para preservar la salud de los océanos. En el proceso de concienciación de la ciudadanía, queremos transmitir la necesidad de asumir cada uno de nosotros y sin más demora, una postura activa en la conservación del mar y del medioambiente marino.

Para llamar la atención de la ciudadanía de cara a estos objetivos, la asociación Mar de Fábula organiza talleres de creación artística y artesanal en base a la reutilización de materiales plásticos seleccionados de los enormes volúmenes que almacenan en sus instalaciones.

EL MAR: EL PAÑOL GRANDE AGUANTA CON TODO

Los materiales de plástico tienen una presencia masiva en los areales y coídos de A Costa da Morte. Bolsas, envases y botellas de plástico anidan en las playas y dunas… pero también vidrios, latas, porexpan, trapos, neumáticos, aparejos de pesca, chicotes, cabos, maromas, chanclas, guantes y botas de goma infortunadamente desaparejadas……..

El mar, origen de la vida y fuente principal de recursos de la humanidad, está sufriendo las consecuencias de una visión antigua de que no tiene límite, de que es un saco sin fondo, de que el mar aguanta con todo.

Pero no es así. La contaminación que sufren los océanos por los vertidos incontrolados y por la presencia masiva de residuos plásticos en sus aguas, hace que el deterioro del ecosistema marino sea, desde hace tiempo, una preocupación para los principales organismos a nivel mundial.

Tenemos que dejar atrás la mentalidad individualista de que yo soy feliz en mi casa, en mi jardín o en mi huerta y lo demás no me importa. Nuestro bienestar depende cada vez más de la acción de los demás.

Pero el mar es de nosotros todos, el mar es nuestra casa y su ecosistema marino es nuestro jardín. Conservar su estado natural y preservarlo de todas las agresiones que sufre, será la única manera de llegar a ese estado de bienestar y felicidad que todo individuo y toda colectividad ansía.

METAMORFOSIS

Para obtener una buena cosecha de residuos, el mejor momento es justo después del temporal, cuando el mar, exhausto, descansa su piel y respira como un niño…

Entonces, las grandes compuertas del PAÑOL GRANDE, reventadas por una tromba de detritus y decepción, depositan en la orilla restos de naufragios, botellas de vidrio sin mensajes, estachas de todos los tamaños, maderas que apuntan formas, cajas de plástico, botellas de plástico, tapas de plástico, tapones de plástico, toldos de plástico, tuberías de plástico, bolsas de plástico que llenas de arena ondulan cuerpos en la ribera……. también trozos de redes, aparejos de pesca, botas de goma, guantes de goma, flotadores, boyas, defensas y siempre, siempre chicotes de varios colores, asomando sus puntas por encima de la arena o entre la selva seca de las algas, unas veces contaminados y otras limpios, relucientes, como de estreno, como luciérnagas diurnas lavadas por el mar….. Todos los materiales plásticos que tardarán centenares de años en descomponerse.

El mar nos devuelve estos materiales alterados y rotos por su fuerza y nos invita, en un íntimo y paciente diálogo, a integrarlos en nuestra capacidad creativa, sugiriéndonos nuevas formas, lejos de su antiguo uso cotidiano, fuera ya de los enloquecidos circuitos de la cultura de consumo.

Y así surgen criaturas fantásticas de todas las formas y tamaños, con vísceras circulares y grandes ojos asombrados. Y por medio de nuestra comunicación visual con estas criaturas monstruosas pero inofensivas, podemos establecer nuevos canales de análisis y reflexión sobre nuestra actitud de agresividad y maltrato al mar y a su contorno.

Y la basura marina, en sus componentes, va tomando diferentes formas de creación artística, cada una de ellas provista de su propio lenguaje, pero todas ellas ponen en evidencia la irracionalidad de nuestro trato con el mar.

COMPOSICIONES

El permanente telón de fondo de la basura marina son los chicotes, trozos de cuerda plástica de todos los colores aunque el verde, en todas sus tonalidades, es el que manda con diferencia. Después viene el color naranja también con sus matices, después el azul claro, después el azul oscuro, después el amarillo…. el color rojo es el que más escasea.

Todos ellos dibujan círculos, limitan formas y llenan vacíos.

ESCULTURAS

A veces, el mar, mientras espera el momento oportuno para hacer una nueva entrega, se entretiene moldeando piezas de plástico, maderos a la deriva e incluso hierros, viejas estachas de hierro que en un tiempo remolcaron buques y hoy, deshecha su estructura en garras, lucha por atrapar un tiempo que se escapa…..

Y entonces llegamos nosotros, ponemos el último detalle y nos apropiamos de la obra.

MÁSCARAS

Las caras de la contaminación. La feas caras de la contaminación pero asombradas también.

Todas ellas tienen como una expresión interrogante, de desconcierto. Saben que no están en el sitio correcto y que hay una falta de orden y harmonía en su entorno. Todo está mezclado con todo. Son las máscaras de un carnaval exhibicionista donde todo se expone, se vende y se consume.

CRIATURAS CAÓTICAS

Ellas saben que, en circunstancias normales, no deberían de existir. Viene siendo como escribir de nuevo la historia de la ciencia pero al revés. Es como si no fuera todavía superada la antigua teoría de la generación espontánea, según la cual, la fermentación y la putrefación de la basura orgánica generaba vida. Así, bajo las precisas convulsiones del océano, a miles de siglos de distancia, en las profundidades del mar donde bulle caótica la vida, la basura de plástico (al fin, es carbono también) da lugar a nuevas formas de vida.

ARTESANÍA

Se trata de recuperar, en talleres abiertos a todos, la antigua costumbre entre la gente marinera, de reutilizar toda una serie de residuos y restos de aparejos de pesca, dando forma a maquetas de barcos, juguetes, adornos…. como una manera creativa y educacional de empleo del tiempo libre.

Así mismo, se pretende desarrollar un tipo de artesanía funcional, única en su diseño, como son diferentes modelos de lámparas de pie, mesa y techo, que podrían tener salida en el sector de la decoración.

CONTACTO

Asociación Mar de Fábula
Rúa Portela 18 O Monte Novo 15121 Camelle
Teléfono: +34 608 609 042
E-mail: info@mardefabula.org

SITUACION

IMAGENES

FACEBOOK