2014-03-16-035-copia

3ª Edición: Etapa 2 (Niñóns-Ponteceso)

El domingo 16 de Marzo, con un día espectacular de sol después de un duro invierno, 545 trasniños aparecieron para hacer esta etapa que recorre todo el litoral del concello de Ponteceso.

Gentes de toda Galicia se acercaron para disfrutar de una ruta que salía de Niñóns camino del Porto de Santa Mariña. Las vistas espectaculares de toda la bahía con un mar muy tranquilo y de un azul turquesa impresionante ya nos hizo ver a todos que estábamos ante una etapa única. Y es que si O Camiño dos Faros es una variedad de paisajes, esta etapa lo resume muy bien. Playas, acantilados, rías, estuarios, montes,… todo seguido a cada paso.

Después de pasar el Porto de Santa Mariña y rodearlo nos dispusimos a estrenar uno de los tramos nuevos. La bajada a la Praia da Barda no dejó indiferente a nadie.

Una vez allí, tocaba subir al Parque eólico del Roncudo y visitar el petroglifo de A Campaíña, un abrigo en lo más alto del Roncudo que no nos extraña nada que sirviese a nuestros antepasados para controlar toda la ría.

Apenas había viento y los eólicos estaban casi parados. Por al pista que los recorre llegamos a la aldea del Roncudo, otro lugar anclado en el tiempo que nos permite ver las condiciones de vida de estas gentes y nos lleva a imaginar como pasaban los duros inviernos hace años, sin apenas comunicaciones.

A partir de la aldea llegaba uno de los tramos más complicados de la etapa. La bajada al faro es bastante técnica y algo complicada, pero las vistas son insuperables. En un momento de la bajada podemos ver los tres primeros faros de la ruta. Al fondo el faro de las Islas Sisargas y el de Punta Nariga y, a nuestra izquierda, allá abajo, el mítico faro Roncudo.

Allí, en el faro, nos estaba esperando Suso Lista para contarnos como sólo él sabe las historias de percebeiros y de esta Costa da Morte.

Desde allí, la carretera nos acerca al puerto de Corme y a sus playas: la Arnela, el Osmo y A Ermida, donde paramos para poner nuestro granito de arena en la limpieza del arenal, lleno de aparejos de pesca y plásticos después de todos los temporales del invierno.

Al fondo de la Ermida, un camino nos acerca a la Praia de Río Covo en un tramo complicado, que finaliza en una subida hacia el mirador de la Facha, para luego bajar a Valarés por un nuevo tramo espectacular que abrimos en esta etapa.

El final de la etapa recorre todas las dunas de Monte Branco y el Malecón de O Couto, donde pudimos ver una de estas alucinantes puestas de sol del Camiño dos Faros, antes de llegar a Ponteceso.

Allí, Javi nos tenía preparadas en A Eira unas paellas y fideuas para chuparse los dedos.

Nuevos tramos abiertos:

  • Bajada a la Barda
  • Bajada a Valarés

Reportaje fotográfico de la etapa >>